martes, 27 de octubre de 2009

Clausuran X Festival de Música Antigua

México, 26 de octubre.- Con el espectáculo "La influencia de la tradición medieval en la música novohispana", a cargo del flautista Omar Ruiz García, y el concierto del grupo "Ars Antiqua", fue clausurado el X Festival de Música Antigua que se realizó en el Museo Nacional del Virreinato (MNV).

Durante todos los fines de semana de octubre se ofrecieron ocho conciertos musicales que conformaron la celebración del festival, así como también se conmemoró el 45 aniversario de creación del recinto museístico que fungió como sede.

Intérpretes, musicólogos e investigadores se congregaron en este encuentro organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia del 9 al 24 de octubre, en Tepotzotlán, Estado de México, en el que es el único festival a nivel nacional dedicado a la música antigua.

Este año, el coloquio contó con la participación de destacados especialistas como el musicólogo José Manuel Cárdenas, el compositor e investigador Manuel Mejía Armijo y el concertista Omar Ruiz García, quienes deleitaron a los asistentes con ponencias y conciertos.

Según Cecilia Genel Velasco, directora del recinto, el museo ha encontrado en la música un excelente medio para difundir y preservar el rico patrimonio cultural con más de 300 años, además de deleitar a los asistentes con los máximos exponentes del género.

El refectorio del Ex Colegio de San Francisco Javier fue el escenario donde el flautista Omar Ruiz García asombró al público con la charla demostración "Instrumentos musicales en las catedrales novohispanas", que tuvo como principal atractivo un conjunto detrompetas, cornetos, bombardas, bajones e impresionantes flautas.

Además de llevar algunos ejemplos basados en piezas de los periodos medievo, renacentista y barroco, el músico explicó los orígenes y iferencias entre los instrumentos, al mismo tiempo de ejecutar algunas melodías que hacían más explícito el entendimiento.

La flauta gran bajo fue la que más llamó la atención durante la exhibición, artefacto hecho en madera de casi dos metros que requiere de un pedestal o pata que sostiene sus 8 kilos de peso, cuenta con claves que sirven como extensiones de los dedos para cubrir toda su longitud y un tudel.

El contraste del enorme instrumento de viento fue la pequeña y delicada sopranino, una flauta renacentista de 18 centímetros manufacturada en madera y que incluso puede ser tocada con una sola mano; el concertista explicó que la flauta dulce hecha con polímeros, conocida popularmente y que se enseña a tocar en las escuelas, es una copia del modelo barroco.

Por otra parte, en el mismo escenario, 300 personas disfrutaron del concierto de Ars Antiqua, agrupación dirigida por el maestro Eduardo Arámbula, donde se escucharon instrumentos aerófonos, junto con algunas percusiones, guitarras, un par de zanfonas y la voz de la soprano Mariana Zermeño.

El repertorio de Ars Antiqua pasó por varias épocas y latitudes, desde música sefardí del siglo XV hasta popular mexicana del siglo XVIII. (Con información de Notimex/JOT)